E  PERSONAJES SIGNIFICATIVOS DE VILLASARRACINO E

    Desde esta sección de la página quiero rendir homenaje, a todas las personas, en cualquiera de sus ámbitos, que han llevado su origen con orgullo  y han difundido el nombre de Villasarracino en España y a veces fuera de nuestras fronteras.  En ella intento recopilar artículos, dedicados a ellos, en libros, revistas y periódicos en épocas pasadas y presentes. Espero ir aumentando el número de personajes, hay muchos, con la ayuda de las personas que lo deseen. Por lo mismo, si alguna persona  se siente incomoda,  con el contenido de alguna parte, espero me lo comunique para poder corregirlo lo más pronto posible.

               u Antonio Blanco Pérez.

 

  Nació en Villasarracino (Palencia), a los nueve años se 
desplaza a Madrid para ingresar en  el Colegio Nacional de Ciegos. Realiza los estudios de Bachillerato en el instituto Ramiro de Maeztu y posteriormente consigue el titulo de periodista en la Escuela de Periodismo. Es el primer ciego español que obtiene este título.
  Su vida profesional se desarrolla como profesor en el Colegio de la O. N. C., colaborando en revistas profesionales y en la Radio.
 

    

     u  Fray Félix Cuadrado Antolino.

Fray Félix Cuadrado Antolino nació en Villasarracino el 28 de enero de 1863 y falleció el 12 de octubre de 1892 a la edad de 29 años, en Fukien, en su residencia, recibidos los Sacramentos. 
       Tomó el hábito en Ocaña el 13 de septiembre de 1879. El 14 de septiembre de 1880 hizo su primera profesión en el mismo Colegio y el mismo día, año 1883, la segunda profesión en Ávila.
      Después de aprobar los tres años de Filosofía y los cuatro de Teología viajó al Colegio de Filipinas y ejerció de confesor a principios de Febrero de 1889. El 18 del mismo mes fue instituido Misionero de Fo-kien Norte. Ejerció su sacerdocio en “Hung-Chein Leong”. Encargado luego de Longun (o Loiven), hacía grandes progresos en el estudio de los caracteres chinos.
       Sobre este ilustre hijo del pueblo se ha escrito un libro, tiene una calle con su nombre, se abrió un museo que gozó de esplendor mientras existió determinado mecenas; se organizaron debates, conferencias, trabajos. La Academia Juan de Baños, le dedicó un homenaje de admiración y cariño el día 16 de Mayo de 1965, celebrando una solemne sesión académica. Su casa natal –en la calle de su nombre– fue adquirida, a expensas de su sobrino D. Aurelio Cuadrado, y dando al Ayuntamiento de Villasarracino para ser convertida en Museo, haciendo así honor a tan ilustre hijo de este pueblo.

                                                          ///... El Diario Palentino, 13 de mayo de 1994      


       

          u  Aurelio Cuadrado Gutiérrez.

      Nacido en Valladolid el 25 de Julio de 1893, descendiente de Villasarracino, fue compañero riguroso de los primeros tiempos del gran vate Jorge GUILLÉN (nacidos ambos en la misma ciudad y en el mismo año), que es uno de los máximos exponentes de la famosa generación de poetas de 1927, en la que figuran, además, Dámaso ALONSO, Pedro SALINAS, Gerardo DIEGO, Vicente ALEIXANDRE, Rafael ALBERTI, Federico GARCÍA LORCA y Luis CERNUDA.
      Aurelio CUADRADO, veterinario militar polifacético, como era frecuente a principios de siglo en España, ya que, además de veterinario, tenía casi terminada la carrera de Medicina (cuando no se realizaban convalidaciones) y se hizo también abogado y, posteriormente, Abogado del Estado.
     Fundó y dirigió en Valladolid la revista literaria "Pluma y lápiz" y, posteriormente, "Ideas", en la que aparecieron los primeros versos de Jorge Guillén. Más tarde, funda en Logroño otra revista,. "Cantabria". Conferenciante en muchos Ateneos de España, así como en Bélgica y en Holanda, colaborador del Centro de Estudios Hispánicos de la Sorbona y Miembro de la Sociedad de Americanista de París, es autor de alguna obra de teatro y de varias de poesía, como "Guitarra en Flandes" o "Guitarra en París", esta segunda prologada por González RUANO, de "Lejanía del yo", con prólogo del Dr. MARAÑÓN, de "Moldes eternos" (Antología), "Ritos españoles" y "Coquetería, frivolidad y decadencia", aparte de colaborar en diversas revistas, especialmente en "Poesía española".


Museo Fray Félix Cuadrado

      Su última obra, que sepamos, fue "Metopas", en 1965, con hermosas composiciones dedicadas a Miguel HERNÁNDEZ, a Victorio MACHO o a la sementera, además de la presentación del libro "El poeta místico y mártir de Villasarracino", publicado en 1966, en memoria de Fray Félix CUADRADO, tío carnal de Aurelio CUADRADO y que murió martirizado en China en 1893. 

   En Villasarracino, adquiere la casa natal, funda el museo Fray Félix Cuadrado, y lo dona a la ayuntamiento, convirtiéndose en ilustre hijo de este pueblo.

      La poesía de Aurelio CUADRADO GUTIÉRREZ no está adscrita a ninguna escuela determinada y FERNÁNDEZ NIETO la califica de "sincera, ocasional y de una dulce espontaneidad". 
       Pero tampoco abandonó nunca la primera profesión, la Veterinaria, y así, entre otros trabajos, publicó en 1922, "Ensayos. Especulaciones filosóficas en el campo de las Ciencias naturales", obra que originó una polémica de altos vuelos entre el Autor y GORDON ORDAS. Y fue, además, un constante defensor de nuestra profesión, a pesar de no ser muy frecuente este profesionalismo entre los "polifacéticos"; incluso ya septuagenario, demostró este talante al que os habla en unas cartas inolvidables desde San Sebastián, donde profesaba como Abogado del Estado, aparte de trabajar en más de media docena de provincias, en cuyos Colegios de Abogacía estaba matriculado. La ocasión citada fue a consecuencia de una de las tantas crisis de nuestra profesión, en la que intervino el que os habla mediante artículos en diversos diarios españoles.

      Obtenido de la conferencia pronunciada por: Dr. D. Vicente Serrano Tomé el 24-10-1991

                                Real Academia de Ciencias Veterinarias


 

          u Salomón Pérez Cuadrado.

EN MEMORIA DE
SALOMÓN PÉREZ CUADRADO

Conferencia - Dr. Salomón Pérez Cuadrado
                     26-06-1986

 Para la biología todos los seres vivos se caracterizan porque nacen, viven, se reproducen y mueren. Siguiendo esta línea básica podría resumirse en unas pocas palabras que Salomón Pérez Cuadrado nació en Villasarracino (Palencia) el 8 de abril de 1932, se casó con Clotilde Villalobos y tuvo 5 hijos: Clotilde, Pilar, Julio, Victoria y Carlos, vivió dedicado a la medicina, y murió repentinamente el 24 de enero de 2003.Sin embargo resumir su vida no es tan sencillo, porque hay que considerar que si fue grande su talla como profesional igualmente lo fue su valía humana, aunque, según mi opinión, ambas cosas van siempre unidas, ya que no he conocido a nadie en quien se diera de un modo auténtico lo primero sin que fuera acompañado de lo segundo.

    Salomón fue un hombre austero, sencillo, familiar, comunicativo, sincero, consecuente con su fé religiosa, y que trabajó cada día de su vida intensamente con honradez e integridad, aplicando en ello sus extensos conocimientos y una inagotable confianza en sus ideas.

    Perteneció a una generación ya casi perdida de profesionales que tras ampliar sus estudios fuera de su país regresaron a España, donde trabajaron, lucharon y publicaron, sin sueldos satisfactorios ni ayudas astronómicas para sus proyectos, y que sólo a fuerza de tenacidad y seguridad en sí mismos y en su trabajo fueron consiguiendo los medios que les permitieron seguir avanzando en su tarea investigadora.

    Después de terminar la carrera en la Universidad de Valladolid, ejerció como médico rural durante dos años, y un año en el hospital San Juan de Dios de Málaga, marchándose a continuación a Estados Unidos para ampliar sus estudios. Tras un año de Residencia convalidó su carrera de Medicina en la Universidad de New Jersey, y tres años después obtuvo el título de la Especialidad “Surgical and Clinical Pathology” en la Universidad de Dallas. Trabajó como Jefe de residentes durante un año en el Baylor University Medical Center de Dallas y, posteriormente, fue becario durante dos años en el National Cancer Institute (Houston). Al finalizar ese período regresó a España, donde obtuvo los títulos de Especialista en Análisis Clínicos y en Histopatología por la Universidad Complutense de Madrid.

    Su extraordinaria formación académica y sus notables publicaciones motivaron que en 1968 le contratara la Dirección General de Sanidad para hacerse cargo del Departamento de Inmunopatología del Instituto Nacional del Cáncer, donde permaneció como jefe del mismo hasta el día de su fallecimiento.

    En esos doce primeros años de su actividad laboral se definió lo que sería su trabajo como profesional el resto de su vida. Por un lado, aunque apenas ejerció ya como clínico, conservó su pasión por ayudar a los enfermos, en los que siempre pensaba como si todavía continuara atendiéndoles en pueblos aislados de Asturias como médico rural. Y por otro, su experiencia y los trabajos realizados en el NCI le configuraron como hombre de estudio y de laboratorio. Todos le recordamos subrayando con la pluma artículos y libros y haciendo anotaciones en los márgenes, rellenando cada día el cuaderno de trabajo, mirando durante horas al microscopio en su silla de madera o quedándose en el laboratorio cuando los demás ya habíamos terminado.

    Sus primeras publicaciones versaron sobre casos clínicos de la especialidad de Patología que estaba cursando, y sobre la aplicación de las técnicas de inmunofluorescencia al diagnóstico de patologías humanas, tema en el que fue pionero. La beca que obtuvo en el National Cancer Institute (USA) le permitió llegar al descubrimiento de la existencia de antígenos humanos cáncer-específicos, a su aislamiento y a la demostración de anticuerpos frente a los mismos en animales de experimentación. A partir de ese momento toda su dedicación como investigador se dirigió al estudio de la potenciación de la respuesta inmunológica frente a las neoplasias y a la búsqueda de nuevos marcadores tumorales. Como resultados más destacables en el primer campo podrían considerarse los tratamientos de inmunoterapia a niños con leucemia linfoide aguda mediante células alogénicas desvitalizadas químicamente según el protocolo de la Unidad de Quimio-Radio-Inmunoterapia Antileucémica que él fundó y coordinó, y que fue registrado en el International Registry of Tumor Immunotherapy Nº 0380 del Compendium of Tumor Immunotherapy Protocols del NCI (USA), así como los estudios sobre inmunomoduladores que culminaron con la obtención de una nueva molécula de síntesis, el BLAS 236 (Cl - )(Blood Leukocyte Augmenting Sustance), que muestra actividad terapéutica antitumoral en animales de experimentación y que fue su último legado científico. En el segundo campo podrían resaltarse los estudios de las isoenzimas de la LDH en tejidos tumorales y peritumorales, cuyos cambios anteceden a la manifestación patológica que se puede observar en los estudios anatomopatológicos habituales de las piezas resecadas, y que fueron objeto de varias tesis doctorales.

    Por otra parte, en diferentes ocasiones fue becario de la OMS para realizar diversos estudios en Dinamarca, Francia, Rusia e Inglaterra, y durante varios años estuvo representando a España, comisionado por la OMS, en las Sesiones científicas internacionales relacionadas con su experiencia profesional.

     Pero en su trabajo como Jefe de un departamento de investigación clínica, no sólo quiero valorar sus logros científicos sino su manera de estructurarlo. A su lado trabajamos siempre todos sus integrantes con un modelo de convivencia basado en la libertad, y en el reconocimiento y respeto a la función y personalidad de cada uno, sin asomo de competitividad. Al mismo tiempo atendió y ayudó a los que se dirigieron a él para aprender o para hacer algún trabajo, prestándoles todo tipo de facilidades para el desarrollo de sus inquietudes o ideas. Muestra de ello fue la colaboración con decenas de profesionales y grupos de trabajo a lo largo de su vida. Por otro lado, siempre estuvo dispuesto a defender y apoyar a quienes por diferentes motivos le necesitaron, de acuerdo siempre con su generosidad y con un rechazo frontal a la injusticia, a la falta de lealtad y a las intrigas, cada vez más fáciles de encontrar, y que él sufrió con un estoicismo admirable en muchas ocasiones.

    Cuando empecé a trabajar con él, hace ya treinta y cinco años, me impresionó su enorme capacidad de trabajo: para él no había horarios, ni vacaciones, ni días festivos, hasta el extremo de que los días que salía de trabajar a la una o las dos de la madrugada se tenía que ir andando desde la Ciudad Universitaria hasta su casa en el barrio de la Concepción, porque no tenía coche y no había transporte público a esas horas. Cuando todos le decíamos que aquello era una locura, siempre le quitaba importancia diciéndome “Hija, si no es tanto, es un poco más de media hora yendo a buen paso; y en ese tiempo se puede ir pensando en lo que se ha hecho o en lo que se tiene que hacer al día siguiente”. Y conservó ese mismo espíritu hacia su trabajo hasta el último día. La única concesión a un tiempo propio que le conocí era que “se daba permiso” para ver los partidos de fútbol del Real Madrid o de la Selección española, la mayoría de los días en la televisión de la sala de estar de los enfermos en el Instituto, compartiendo con ellos esos ratos de entusiasmo o de enfado, según el resultado.

  Para finalizar quiero hacer una reflexión personal. Cuando hace tiempo me enteré de que más de la mitad de las estrellas que vemos no existen desde hace millones de años, y sin embargo seguimos recibiendo su luz con la misma intensidad que la de las que están en plena actividad, pensé que lo mismo sucedía con las personas que dejaban de estar a nuestro lado, siempre que fuéramos capaces de mirar hacia ellas dentro de nuestro recuerdo.
Que su presencia nos acompañe siempre en nuestra memoria.

Carmen Moreno Koch

               hhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh

NOTICIAS

INFORME DE  SALOMÓN PÉREZ CUADRADO

El inmunomodulador Blas-236 (CI) mejora el pronóstico del cáncer

       La situación imunológica del paciente neoplásico constituye un importante factor pronóstico. Así, teóricamente, el enfermo tendrá mayores posibilidades de sobrevivir cuanto más conservado esté su sistema inmune. Por ello, "si administramos una sustancia que potencie la inmunidad del paciente durante el tratamiento con cirugía, radioterapia o quimioterapia cabe esperar un mejor pronóstico", ha comentado Salomón Pérez Cuadrado, jefe del Departamento de Inmunopatología del Instituto Oncológico de Madrid.
Siguiendo esta observación clínica, el especialista ha trabajado durante 30 años en la búsqueda de una sustancia capaz de producir la citada mejoría inmunológica. Fruto de esa investigación es el inmunomodulador inespecífico Blas-236 (CI), -Blood Lymphocyte Augmenting Substances- producto sintético compuesto por sales de piridino derivadas del ácido piroglutámico, que ya ha sido patentado.

Respuesta

      Según Pérez Cuadrado, "con el Blas-236 (CI) somos capaces de aumentar la respuesta linfoproliferativa inespecífica a la fitohemaglutinina por encima de los valores fisiológicos basales normales". De hecho, los 1.400 estudios realizados sobre un total de 191 animales de experimentación han revelado que dicha respuesta linfoproliferativa se sitúa en el 169 por ciento.
Los trabajos se han llevado a cabo en ratones swiss afectados por un carcinoma ascítico de Ehrlich, aunque "el comportamiento del inmunomodulador es similar en otros tipos de tumores, ya que el mecanismo de actuación siempre es el mismo: se trata de que la relación entre el cáncer y el huésped evolucione en favor del enfermo". El inmunopatólogo ha destacado que el fármaco no se ha ensayado en humanos, debido a que todavía se están haciendo las gestiones para la aprobación de esa nueva fase de ensayo. Sin embargo, "en los animales hemos comprobado la baja toxicidad del compuesto, a pesar de que se administre a dosis mil veces superiores a las indicadas".
Salomón Pérez Cuadrado ha subrayado que su fármaco no pretende sustituir a los tratamientos antineoplásicos convencionales, sino que "se suma a lo ya existente, tapando la laguna que se produce cuando el sujeto queda inmunodeprimido".

Curaciones

    El científico asegura que el Blas se puede administrar incluso en pacientes oncológicos cuya inmunidad permanece intacta antes de comenzar la terapia anticancerosa. Además, "en los animales hemos comprobado que el inmunomodulador, por sí solo, consigue curaciones de larga duración entre el 25 y el 40 por ciento de los casos, dependiendo de las dosis administradas".
Entre las ventajas del citado inmunomodulador respecto a otras sustancias de acción similar, su creador destaca la de lograr mantener esos valores linfocitarios supranormales durante los meses posteriores a la conclusión del tratamiento. Asimismo, "previene la caída linfocitaria basal observada en los animales que han recibido placebo".
La acción de esta nueva sustancia es comparable con la que ejercen los extractos y hormonas tímicas, con la diferencia de que consigue aumentar el valor de los linfocitos por encima de los valores normales, con lo que ensancha el campo potencial de aplicación de la inmunomodulación inespecífica.

Angeles Gómez


 

          u  Balbino de las Fuentes Mora. 

    De todas las personas premiadas esa noche, destacaría, por supuesto sin subestimar a nadie, a una en particular: Balbino de las Fuentes Mora, a la sazón jefe de programas de EAJ 40, Radio Pontevedra, "La Voz de la Provincia", de la que era director-propietario José Hermida Vidal. La labor que realizó en pro del deporte local, junto con el desaparecido Ricardo Barajas, palentino, que se incorporó a mediados de los años 50, procedente la Radio Nacional de España en La Coruña -por cierto, la mejor voz que ha pasado por sus micrófonos-, forman ya parte de nuestra historia deportiva. Fuentes llegó a finales de los años 40 desde Villasarracino, un pueblo de apenas 300 habitantes de la provincia de Palencia, como empleado del Colegio Apóstol Santiago de la ONCE de Campolongo. Pero por diversas circunstancias le surgió la oportunidad de hacer una prueba en nuestra emisora local de redacción, voz y lectura, que superó con creces, sin ningún problema, pasando a engrosar su plantilla en la que figuró casi 30 años



Campolongo en el año 1952

    Su programa deportivo de los domingos, con aquella sección crítica titulada canillazos, que divertía a unos y cabreaba a quienes recibían los recibían, lo escuchaba todo quisque. Desde los micrófonos el tándem Fuentes Mora-Ricardo Barajas, consiguieron, además de movilizar a toda la ciudad, recaudar un millón de pesetas para el Pontevedra CF, cifra que como ustedes pueden comprender era algo que entonces parecía imposible, sobre todo teniendo en cuenta los sueldos. En todos los bares, tabernas y cafeterías, se colocaron pizarras en las que se iban anotando día a día las aportaciones voluntarias de cada ciudadano, en una especie de competición para ver quién recaudaba más, ganando con diferencia Casa Lores, una especie de sede oficiosa del club granate en la plaza de San José, lugar donde se reunía lo más granado de la afición, que con Seve al frente, como moderador de las discusiones, entre taza y taza, trataban de sentar cátedra de conocimientos futbolísticos.

    Hoy, pasados los años, solamente los talluditos saben quiénes son fueron estos dos entrañables personajes. Y es normal que la gente joven no le recuerde, ni siquiera los periodistas deportivos, buena prueba de ello es que nadie le hizo una entrevista a Fuentes -que hubiera resultado muy interesante-, porque los jóvenes "plumillas" de hoy no habían nacido en 1963; y otros, más veteranos, eran entonces unos niños. A todo esto hay que añadir, que hace ya dos décadas que vive en Valladolid.
    Aquel formidable tándem formado por Balbino de las Fuentes Mora y Ricardo Barajas, marcaron una época y un nuevo estilo en la historia de la radio, sin referentes apenas de quien copiar, en una emisora que sin duda fue pionera en Galicia en programas deportivos.
 

Galicia en PáXinas S.L.


 

        u José María Calvo de las Fuentes.

 
Nacido en Villasarracino (Palencia), el 10 de  mayo de 1938. Ordenado sacerdote en 1963, inició el ejercicio de su ministerio sacerdotal en Barruelo de Santullán, Cillamayor y Matabuena (Palencia).
  En 1967 comenzó los estudios de Licenciatura en la Facultad de Teología de la Universidad de Navarra. Obtuvo el grado de Doctor.
     Más tarde realizó los estudios de Licenciatura en la sección de Periodismo
( Universidad de Navarra).
    Durante algunos años fue profesor de Religión y ejerció su labor pastoral en las
Parroquias de San José y Santa Teresa de Jesús (Pamplona).
  Colaboró en la SER y en la COPE.
   Actualmente trabaja en la Oficina de Información de las Facultades de Estudios
Eclesiásticos de la Universidad de Navarra.

  

                YRecuerdos del Campo Y


   "Recuerdos del Campo", donde realiza una descripción minuciosa de las faenas agrícolas. 
  Compuesto por quince romances, basados en las vivencias obtenidas a lo largo de las distintas etapas de su vida, en los campos  de  nuestra querida tierra.

       UVillasarracino, distante de río caudaloso, o célebre monte U

   JOSÉ MARÍA CALVO DE LAS fUENTES, sacerdote y periodista. Una de las personas más interesadas y estudiosas de la  reciente historia de nuestro querido pueblo, entre sus numerosos libros se encuentra  uno dedicado a Villasarracino, "Villasarracino, distante de río caudaloso, o célebre monte." donde hace un recorrido por la historia, usos, costumbres, experiencias, vivencias, recuerdos y tradiciones populares de este singular pueblo castellano.
  Quiero agradecer su colaboración y aportación a la mejora de esta sencilla página y poder dar una mayor información a todos los interesados.
  A continuación adjunto unos artículos del libro citado anteriormente, que iré cambiando en el transcurrir del tiempo.

                    

 

RECORDANDO “A LOS BRÍGIDOS”

C

uentan los mayores del pueblo que hace más de medio siglo, se refería en Villasarracino el siguiente dicho: “Brígida, María y Blás, los tres días guardarás”. Más tarde, por distintas razones –dicen–, se cambió en este otro: “Brígida, Blas y María, no guardarás más que un día”.
            No es mi intención descubrir el posible origen de estos dichos y mucho menos analizar las razones del cambio. Si los he citado, ha sido, simplemente, para recordar aunque sea brevemente, las fiestas que el día de Santa Brígida celebraban los mozos del pueblo –se les conocía como “los Brígidos”– que dos años mas tarde servirían a la Patria. 
       
     Pasadas las fiestas navideñas, el que haría de “Chivín” –en otros lugares de la provincia palentina se le dice “chivorra”– sacaba del baúl la vieja “birria” heredada de los mozos del año anterior. Los pequeños o grandes rotos que siempre existían, se remendaban con trapos de los más pintorescos colores, cuanto más chillones y llamativos mejor.  
            El día 31 de enero comenzaban a celebrar la fiesta. Recorrían las calles del pueblo, portando algunos de ellos cestas en sus manos: una pequeña y otra más grande. Todos vestían trajes ordinarios, sólo el “Chivín” llevaba una túnica de colores conocida con el nombre de “birria”. En otros pueblos de Palencia, se entiende por “birria” según dice F. Roberto Gordaliza en su “Vocabulario Palentino” al “personaje que baila delante de los danzantes”.  
           Mientras los componentes del grupo llamaban a las puertas de las casas para pedir la colación: aguinaldo de huevos, patatas, longaniza, etc. y también dinero, el  “Chivín”  perseguía a los chiguitos  que le tiraban bolas de barro o de nieve; éste si llegaba a alcanzar a alguno le golpeaba con la estoca, “palo con unos trapos que valía    –según apunta Gordaliza en la obra citada–, para perseguir a los chicos el día de los quintos y salpicarlos, mojándolo previamente en un charco. (Villasarracino)”. 
          Con los alimentos y dinero recogidos se organizaban tantas meriendas como fuera posible hasta terminar las provisiones. Allí, en la casa de uno de los mozos, no faltaba ni el vino, ni la canción, ni el jolgorio, ni la “bullanga”. Luego se daba una vuelta por el pueblo al son del tamboril, del acordeón y las guitarras, para finalizar, otra vez en casa, con una entretenida partida de cartas a la que podían asistir también los mozos veteranos.   
           Luego, cuando llegasen los días malos de la monótona instrucción, de las guardias de las frías noches o el zafarrancho del cuartel, tal vez “los Brígidos” recordarían aquellas horas vividas en el pueblo y dirían socarronamente con el viejo refrán “y ahora que nos quiten los bailado”.  
           Esta vieja fiesta, no sé por qué razones, se ha ido perdiendo. Ahora no existe. Tal vez la emigración de muchas familias a la ciudad, la disminución de jóvenes en el pueblo, hizo poco menos que imposible organizar el jolgorio y el ambiente que esta fiesta entrañaba.  
          Quede constancia para la posterirdad, en este breve escrito, de la celebración de la fiesta que “los Brígidos” realizaban en Villasarracino el 1 de febrero, día de Santa Brígida, aquella fundadora de cierta orden religiosa, patrona de Irlanda y que muriera, en el año 525, con la alegría de los santos.

                                                                                  ///... El Diario Palentino, 16 de enero de 1991
 
 

Principio de página                                     MENÚ